FONDUE SAVOYARDE "LIGERA": la receta fácil y tradicional

La Fondue de Saboya es un plato de la gastronomía saboyana elaborado con queso fundido y pan. Se prepara según la denominada preparación mitad / mitad a partir de productos locales (condado de montaña, Beaufort, Gruyère de Savoie, Emmental de Savoie o Abondance). Algunas variaciones de la receta permiten la adición de una pequeña cantidad de alcohol de cereza (kirsch) para realzar el sabor y el uso de un queso de Saboya crudo, como el reblochon.

Para que la mezcla sea más homogénea y digerible, a veces se usa harina de maíz o bicarbonato.

El principio de la fondue es sumergir pequeños trozos de pan colocados al final de un tenedor especial en una mezcla de queso derretido en vino blanco colocados en una "olla de fondue".

Los primeros vestigios de recetas a base de queso fundido se remontan a la Antigüedad.

En Francia, una receta de fondue de queso fue certificada ya en 1651 por el cocinero francés François Pierre de La Varenne describiendo una receta basada en queso derretido y pan (“Ramekin de fromage”). En 1734, el chef y escritor culinario francés Vincent La Chapelle describió una receta similar a la actual, basada en queso, vino blanco, ajo y tostadas.

La fondue no forma parte de la cultura tradicional de Saboya. Se desarrolló allí después de la Segunda Guerra Mundial. Con el auge de los deportes de invierno y el turismo alpino desde la década de 1950, se ha convertido en una receta de cocina popular en Francia.

Suele ir acompañado de vino blanco de Saboya, como Apremont, Abymes o Chignin.

Nivel de dificultad: fácil
Tiempo de preparación :  30 min
Tiempo de cocción: 15 min
Tiempo total: 45 min
Ingredientes:  personas 6
Condado 500 g 
500 g tomme de Saboya
1 / 2 reblochon (opcional)
50 g Beaufort
3 copas de vino blanco de Saboya
4 cl de kirsch 
1,5 c. a c. hornear comida o flor de maíz
2 dientes de ajo pequeños 
Gran bola de la campaña 1

preparación:

  • Corta el pan en trozos para que se endurezca.
  • Retire las costras de los quesos y córtelas en rodajas.
  • Ponga el reblochon a un lado.
  • Mezclar la maizena en el kirsch.
  • Frote la olla para la fondue con el ajo.
  • Calienta el vino blanco a fuego medio. Cuando empiece a hacer espuma, baje el fuego y agregue poco a poco los quesos, removiendo con una cuchara de madera, formando “ocho”.
  • Cuando el queso se derrita, agregue la mezcla de kirsch-cornzena y posiblemente el reblochon.
  • Enciende la estufa de fondue y pon la sartén sobre ella.
  • Revuelva ocasionalmente con la cuchara de madera.

¡Disfruta de esta fondue “ligera” gracias a la mezcla de kirsch y maicena!

Dejar un comentario